5 ideas para un Día de las Madres diferente

Frente al tradicional almuerzo, existen una serie de posibilidades que deberías considerar si deseas que tu mamá (o tu esposa) recuerde esta ocasión durante mucho tiempo y que se considere realmente querida.

1. Un paseo fuera de la ciudad

Una opción muy agradable sería la de organizar una salida a la playa, la montaña o el campo durante todo el día, que incluya comer en algún restaurante típico de la zona o, sencillamente, llevar la comida preparada y disfrutar de un picnic al aire libre.

2. En plan cultural

Si a la mamá de la casa le gustan los museos y los monumentos históricos, una alternativa ideal es, precisamente, organizar para ese día una ruta turística por la ciudad, paseándola con calma por los sitios que normalmente no ha tenido tiempo de visitar aunque se encuentran en la misma población donde viven o, ¿por qué no?, en otra cercana, aunque implique viajar un par de horas en auto.

3. Más diversión

Si a mamá le gustan los espectáculos, entonces no tendrás problemas. Prueba llevarla a un concierto, desde el rock a la música clásica, seguro que encontrarás alguno que se adapte a sus gustos, a una obra de teatro ligera, a un musical si vives en una gran ciudad o, en plan más sencillo, al cine a ver la película que más le guste, con palomitas, refrescos y dulces incluidos (no es día para guardar la dieta).

4. Relax

Como menciona la bloguera Belén Arroyo, los tratamientos relajantes en hoteles y sitios especializados están muy de moda, por lo que regalarle una sesión de todo un día de masajes terapéuticos, tipo spa, sería muy apreciado por cualquier madre que necesite un poco de tranquilidad y relajación. Si puede ir acompañada de una de sus hijas ya adolescentes o mayores, de manera que pueda conversar de “cosas de chicas”, pues mucho mejor.

5. Lo más económico

Por último, si las finanzas no están muy bien, hay un regalo gratis que seguramente mamá apreciará más que cualquier otro: pasar todo un día sin tener que ocuparse de las labores de la casa. Si el esposo y los hijos se encargan ese día de hacerlo todo, incluyendo preparar la comida, sin que ella tenga que intervenir y sin que la cocina se convierta en una “zona de desastre” que deba limpiar al día siguiente, entonces te aseguramos que recordará con alegría ese día durante mucho tiempo, pues habrá podido descansar por una vez.