Jenni Rivera: Una madre es una fiera para defender a sus hijos

La vida de la ‘Diva de la Banda’, Jenni Rivera, estuvo rodeada de controversia y escándalo, pero también de mucho éxito y momentos felices al lado de su familia.

Los altibajos en su vida privada contrastaban con los miles de fans que atraía a sus conciertos, los cuales admiraban su cruda honestidad y particular sensualidad en el escenario. Dejando ventas y premios a un lado, la famosa cantante era tan sólo otra madre amorosa, preocupada por el futuro de sus hijos.

 

Momentos difíciles y grandes pruebas

La desafortunada vida privada de Jenni Rivera nunca la desanimó ni como mujer ni como artista. El escrutinio público, al cual fue sometida durante el juicio de su primer esposo por abuso sexual, pudo ser suficiente para derrotar a cualquiera. No obstante, Rivera permaneció fuerte como un roble, y apoyó en todo momento a sus dos hijas Janney, Jacqueline y a su hermana Rosie, las víctimas de tan lamentable situación. Su amor de madre salió a relucir de la mejor manera.

La vida de la cantante nunca fue fácil, desde sus humildes comienzos hasta su triunfo en el género grupero. Tal vez por eso trabajó incansablemente para darle lo mejor a sus hijos. La ganadora de múltiples discos de platino siempre encontraba tiempo para mostrar su lado amoroso. Una de las últimas entrevistas concedidas poco antes de su fallecimiento así lo revela: ella afirmaba que temía a la muerte porque no toleraba la idea de dejar desprotegidos a sus hijos y familia.

Artista polémica, pero mujer sensible

Jenni lidió con todo tipo de controversias a lo largo de su carrera. La lección más dura que aprendió fue, sin duda, que los errores cometidos en público se maximizan a los ojos de una sociedad que tiende a juzgar a los famosos a la ligera. A pesar de los rumores, los videoescándalos y los momentos polémicos en el escenario, la Diva de la Banda reservó lo mejor de sí misma para sus padres, sus hermanos y sus hijos.

Madre soltera con orgullo

La curvilínea cantante desempeñó en varios momentos el papel de madre soltera, tal cual lo decía la letra de uno de sus éxitos. En una ocasión, durante un concierto, Jenni Rivera no contuvo las lágrimas al sostener en sus brazos a su hijo Johnny, y agradeció haber superado las difíciles pruebas que la vida le puso. Ese momento ya quedó en la historia como testimonio del amor de una madre, la cual es extrañada más que nunca por su familia y su público.